jueves, 29 de septiembre de 2016



Las intención del Papa Francisco para este mes, que mañana termina, respecto al universo, es la de que tratemos con nuestra vida contribuir al bien común y a la construcción de una sociedad que ponga al centro la persona humana.

Y para eso hay que vivir en el esfuerzo de ser sincero, honesto, justo y verdadero. Es lo que Jesús advirtió en aquel discípulo, más tarde, llamado Natanael. Le admiró su sinceridad y verdad y lo dijo: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño».

Por eso, en la medida que todos en el mundo vivamos en el esfuerzo de que el centro de la sociedad sea la persona humana, muchos problemas, por no decir todos, quedarían solucionados. Porque dejaría de haber refugiados, marginados, amenazados y gente que huye atemorizada. Porque todos serían considerados personas e hijos de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.