jueves, 17 de noviembre de 2016

Nuestra actitud es beligerante y dispuesta a no obedecer. No nos fiamos ni somos dóciles a la Palabra del Señor. Podemos decir que sí, pero nuestras obras y hechos descubren lo contrario. Somos la Jerusalén que continúa rechazando al Señor.

Hacemos nuestro dios a nuestra razón. Razonamos muchos y, por supuesto, nos equivocamos mucho. Porque no somos perfectos y nuestras deducciones son imperfectas. Y le discutimos al Papa, que, por la Palabra, está asistido por el Espíritu Santo. Y ponemos nuestras palabras y razonamientos en boca de quienes no tienen autoridad.

Porque toda autoridad viene del Señor. Él tiene Palabra de Vida Eterna y Él ha dejado al servicio de su Iglesia a los que ha querido elegir. Porque su única y verdadera misión es salvar a todos los pobres, pequeños y humildes que, aún en pecado, quieren ser perdonados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.