miércoles, 30 de noviembre de 2016

Ocurre que puedes encontrarte rodeado de personas, pero sentirte sólo. Experimentar compañía no es estar rodeado de muchos otros, sino de muchos tú que se relacionan contigo. Porque sin ti queda desdibujado el yo. La persona humana necesita al tú para sentirse persona.

Y del tú y el yo nace el amor. Sin el amor no se produce la relación. De tal forma que la persona humana es un animal racional en relación. Una relación que nace de su propia necesidad de buscar el bien de los otros y de experimentarse también deseo del bien del otro. Es la expresión del mutuo amor.

Por eso el hombre está llamado a vivir en comunidad. Una comunidad, origen de su creación, porque Dios es comunidad de Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y ser reflejo, creado a su imagen y semejanza, de Dios es amar como el Padre y el Hijo se aman. Y fruto de ese Amor, el Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.