sábado, 17 de diciembre de 2016

El Evangelio de hoy nos presenta los antepasados de Jesús. Y no se esconde nada. En su historia y genealogía hay de todo, desde criminales, prostitutas hasta buenas personas y santos. Sus padre adoptivo José es conocido como varón justo, y su Madre, María, la Inmaculada sin mancha de pecado.

Jesús viene al mundo despojado de toda divinidad y tomando naturaleza humana como nosotros menos en el pecado. Viene a vivir con y entre nosotros y a revelarnos el Plan de su Padre del Cielo. Viene a hacernos libres y a vencer nuestras esclavitudes que nos someten y nos impiden hacer lo que queremos: ser bondadosos y buenos.

No aparece Jesús de repente. Tiene su historia humana, sus antepasados y su familia. Toma la Naturaleza humana, sin dejar la Divina, pero se despoja de su condición divina, para encarnado en el vientre de María vivir entre los hombres y revelarnos el amor del Padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.