domingo, 18 de diciembre de 2016

Sin embargo, no siempre ocurre como parece que la lógica aconseja. José y María, a pesar de que sus situaciones cambiaron y empeoraron, ellos, sufriendo tuvieron la paciencia y fortaleza para abandonarse en el Señor y creer en su Palabra. No cabe duda que la situación era muy complicada.
                          
José y María, los padres de Jesús, son referentes y testimonios que nos ayudan a comprender el camino de salvación. No es un camino fácil, ni nadie tampoco lo ha dicho. Es un camino de riesgo, de confianza y de fe. De fe en Aquel que te promete la vida y la salvación eterna.

Indudablemente, se necesita fe. Una fe que se supone necesaria y conveniente. Porque sin fe nada se puede conseguir. Porque lo que se ve no necesita fe, y nosotros no vemos, y eso nos exige fiarnos y confiar en la Palabra del Señor. Eso, como José y María, nos da, por la Gracia de Dios, un humilde mérito de poner toda nuestra confianza en su Palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.