lunes, 2 de enero de 2017

El testimonio de Juan Bautista es justo y veraz. No quiere pasar por otro y dice lo que realmente entiende y ve:  No suplanta a nadie y dice lo que proclama.

Puede, su testimonio, servirnos de ejemplo y hacernos reflexionar sobre nuestra conducta e intenciones. ¿Realmente, nosotros actuamos así? ¿Tratamos de esconder nuestras buenas acciones y no sacarlas a la luz para que nos alaben y nos hagan honores? ¿O somos de los que aprovechamos estas oportunidades para lucirnos?
                 
¿Aceptamos humildemente lo que somos y donde Dios nos ha puesto? ¿Aceptamos las cualidades y capacidades que hemos recibido del Señor y las ponemos, por muy humildes que sean, al servicio de los demás? Todos tenemos una misión, y, como Juan, debemos ponerla al servicio de los demás para Gloria de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.